Estatuto

ESTATUTO DE FUNDACIÓN A MOVER LAS MANOS

TITULO 1: Del Nombre, Objeto, Domicilio y Duración

Artículo Primero: Créase una Fundación de Beneficencia, sin fines de lucro, regida por las normas del Título XXXlll del Libro Primero del Código Civil, por las disposiciones contenidas en la Ley N° 20.500, sobre Asociaciones y Participación Ciudadana en la Gestión Pública, o por la disposición legal que la reemplace y por los presentes estatutos, que tendrá como domicilio Dieciocho N°25, departamento 55, en la Comuna de Santiago; Ciudad de Santiago de la Región Metropolitana, sin perjuicio de las sedes, filiales y establecimientos que pueda formar en otros puntos del país.

Artículo Segundo: El nombre de la Fundación será “FUNDACIÓN A MOVER LAS MANOS”, la que también podrá llamarse “Fundación AMOMA”.

Artículo Tercero: El objeto de la Fundación será enseñar, capacitar, impulsar, desarrollar, patrocinar, financiar, coordinar, promover y ejecutar la difusión de la Lengua de Señas Chilenas al interior del país para la accesibilidad de comunicación y acceso de información a personas con discapacidad auditiva, contribuyendo a la competitividad del mismo, mediante una estrecha coordinación con el sector público y privado.

Para ello, sin que la siguiente enumeración sea taxativa, y sabiendo que en nuestra sociedad hay muchos desafíos en diferentes áreas, entre ellas, la inclusión de personas sordas al mundo denominado oyente, nosotros buscamos y deseamos servir a la práctica e inclusión entre oyentes y sordos para alcanzar una mejor comunicación de dos mundos iguales. No esperando solamente de los llamados oyentes, se acerquen al la Lengua de Señas Chilenas, si no también abrir el idioma de los no oyentes hacia los trabajos, centros de estudios y lugares de ocio, apelando el derecho de accesibilidad a la información y comunicación de la sociedad en general.

Es por ello que la Fundación podrá ejercer las siguientes funciones:

  1. Enseñar y capacitar a particulares o funcionarios de empresas públicas o privadas la Lengua de Señas Chilenas, para un acercamiento, reconocimiento y aceptación cultural, mejor comunicación y atención entre personas oyentes y sordas cuando sea necesario;
  2. Capacitar a personas con discapacidad auditiva para la enseñanza de la Lengua de Señas Chilenas mediante la metodología creada y propia de la Fundación A mover las Manos, a nivel nacional;
  3. Capacitar y enseñar a intérpretes de Lengua de Señas Chilenas en temas como gramática, señas y ética a nivel nacional;
  4. Crear y administrar Centros de Estudio y de Investigación de la Lengua de Señas Chilenas, Bibliotecas, Centros de documentación y bases de datos;
  5. Editar, imprimir, distribuir folletos, boletines, revistas, periódicos y libros y en general producir y hacer uso de todo tipo de medios audiovisuales y web;
  6. Asociarse en forma transitoria o permanente con otras instituciones nacionales, internacionales o extranjeras que persigan fines análogos;
  7. Colaborar con Instituciones públicas, privadas y municipales, en materias que le sean comunes;
  8. Promover y capacitar  diferentes asociaciones, agrupaciones y fundaciones de sordos o con fines similares en los ámbitos educativos, sociales y culturales a nivel nacional o extranjero;
  9. Crear y administrar un Centro de Encuentro, práctica  y estudio de estudiantes, facilitadores e intérpretes de Lengua de Señas Chilena, para compartir sus experiencias y perfeccionamiento del mismo;
  10. Crear y administrar un Centro de reforzamiento, estudio, ayuda y orientación educativa a niños, jóvenes y adultos sordos que se encuentren cursando nivel básico, medio o superior. Entiéndase este último punto como Centros de Formación Técnica, Institutos Profesionales y Universidades.
  11. Elaborar planes y programas destinados a cumplir con su objeto fundacional;
  12. Difundir y participar de los resultados de nuestros objetivos fundacionales en capacitaciones, talleres, seminarios, charlas, cursos, congresos, proyectos, estudios y campañas al interior del país como en el extranjero;
  13. Desarrollar acciones, programas, curricular, proyectos, seminarios, congresos, cursos, capacitación, estudios, talleres y campañas para promover la Lengua de Señas Chilenas;
  14. Proponer planes o programas a otros organismos, del sector público o privado, relacionados directa o indirectamente con su misión institucional;
  15. Integrar funciones con los demás organismos públicos o privados, que tengan fines similares, mediante convenios, acuerdos u otras formas de colaboración;
  16. Proponer planes o programas a otros organismos como a centros de jóvenes, mujeres y adulto mayor mediante proyectos de capacitación con fines acordes a la fundación;
  17. Promover los derechos humanos relacionados a los objetivos fundacionales de la institución mediante seminarios, capacitaciones, talleres, charlas, cursos, congresos, proyectos, estudios y campañas al interior del país como en el extranjero;
  18. Buscar y obtener aportes económicos para la realización de sus actividades, sea de personas y organismos nacionales, extranjeros o internacionales;
  19. Administrar marcas, símbolos, slogans, frases publicitarias, dominios de Internet y demás derechos de propiedad intelectual relacionados con la institución y los objetivos fundacionales; y
  20. En general, todas aquellas acciones conducentes a la consecución de sus finalidades.

La Fundación podrá realizar actividades económicas que se relacionen con sus fines; asimismo, podrá invertir sus recursos de la manera que decidan sus órganos de administración.

Las rentas que perciba de esas actividades sólo deberán destinarse a los fines de la Fundación o a incrementar su patrimonio.

Artículo Cuarto: La Fundación tendrá una duración indefinida.

TITULO II: Del Patrimonio

Artículo Quinto: El patrimonio de la Fundación estará formado por la suma de $300.000.- (trescientos mil de pesos), que los fundadores destinan y se obligan a aportar a la Fundación, dentro del año 2014, una vez inscrita en el Registro Nacional de Personas Jurídicas sin Fines de Lucro a cargo del Registro Civil e Identificación.-

Los bienes que conforman su patrimonio consisten en: un comedor de 6 sillas, un living, una cocina, un refrigerador y una impresora. Todos estos bienes han sido avaluados en la suma de $300.000.-

Artículo Sexto: Además de los bienes referidos en el artículo precedente, conformarán el patrimonio de la Fundación: a) todos los bienes que ella adquiera a cualquier título y los frutos civiles o naturales que ellos produzcan y b) las herencias, legados, donaciones, erogaciones y subvenciones que ella obtenga de personas naturales o jurídicas, públicas o privadas, nacionales o extranjeras.

Artículo Séptimo: Los recursos que formen parte del patrimonio de la entidad serán aplicados a los fines fundacionales, conforme a las siguientes reglas:

  1. Para enseñar, capacitar y formar a personas en Lengua de Señas Chilena
  2. Para crear y administrar Centros de Estudio e Investigación de la Lengua de Señas Chilena.
  3. Para editar, imprimir, distribuir folletos y otros impresos, medios audiovisuales y web.

Asimismo, los beneficiarios de los recursos serán determinados, CON CRITERIO DE IMPARCIALIDAD Y NO DISCRIMINACION, de acuerdo a los siguientes criterios:

  1. Formar parte del sector de la población atendido por la Fundación.
  2. Demandar la prestación o servicio que la Fundación puede ofrecer.
  3. Carecer de medios adecuados para obtener los mismos beneficios que los prestados por la Fundación.
  4. Que cumplan los requisitos específicos que, complementariamente, pueda acordar el Directorio para cada convocatoria.
  5. Cualesquiera otros que en función de méritos contraídos por su relación o desarrollo de actuaciones relativas a los fines de la Fundación, sean determinados por su Directorio.

 TITULO III: De los Órganos de Administración

Artículo Octavo: La Fundación será administrada por un Directorio que tendrá a su cargo la dirección superior de la Fundación en conformidad con sus estatutos. Estará compuesto de un Presidente, un Vicepresidente, un Secretario y un Tesorero. El Directorio durará cuatro años. Los miembros del Directorio deberán ser designados por el Fundador, además de ser confirmados en sus cargos cada dos años.

No podrán integrar el Directorio personas que hayan sido condenadas a pena aflictiva.

Los miembros del Directorio cesarán en ellos, en caso de que perdieran la libre administración de sus bienes o que dejaren de asistir por cualquier medio, por más de seis meses consecutivos a las reuniones de Directorio, sin autorización especial de éste. Con el acuerdo de la totalidad del Directorio, salvo el afectado, se podrá declarar la inhabilidad física o moral o la inconveniencia de que dicho miembro del Directorio continúe en su cargo, procediendo a removerlo.

En caso de fallecimiento, renuncia, remoción o cesación en el cargo de un director, el Directorio, con el acuerdo de la mayoría absoluta de sus miembros y la aprobación expresa del Fundador, nombrará un reemplazante que durará el tiempo que falte al reemplazado.-

El reemplazante desempeñará las funciones que se le asignen, con todas las obligaciones y atribuciones del director que reemplaza. Si, por cualquier motivo, disminuyera el número de directores impidiendo la formación del quórum necesario para sesionar y adoptar acuerdos, será el Fundador quien designará los Directores que sean necesarios para completar a los faltantes.

Artículo Noveno: El Directorio, en la sesión ordinaria correspondiente al mes de marzo de cada año o cuando se produzca la vacancia en los cargos de Presidente, Vicepresidente Secretario o Tesorero, deberá designar de entre sus miembros a las personas encargadas de desempeñarlos.

Artículo Décimo: El Directorio celebrará sesiones ordinarias cada dos meses según el calendario que acuerde para cada período anual. Celebrará, asimismo, sesiones extraordinarias cuando las necesidades del funcionamiento de la Fundación lo requieran; cuando lo soliciten dos de sus miembros; o cuando lo solicite el Presidente del Directorio.

Las citaciones a reunión se harán por carta dirigida a los domicilios registrados por los directores en la Fundación; y las que sean extraordinarias, deberán indicar el objeto de la misma, único que podrá ser materia de la reunión. En todas ellas, debe indicarse: naturaleza de la reunión, el día, hora y lugar en que se celebrará.

Artículo Décimo Primero: El quórum mínimo para que sesione el Directorio, será de la mayoría absoluta de los directores y sus acuerdos, se adoptarán por mayoría absoluta de los asistentes. En caso de empate, decidirá el voto del Presidente del Directorio.

Artículo Décimo Segundo: De las deliberaciones y acuerdos del Directorio se dejará constancia en un libro de actas que llevará el Secretario y las cuales serán firmadas por todos los asistentes. El Director que quisiera salvar su responsabilidad por algún acto o acuerdo del Directorio deberá hacer constar en acta su oposición.

La Fundación deberá mantener permanentemente actualizados los registros de directores, autoridades y miembros que prevean los presentes estatutos.

Artículo Décimo Tercero: Serán deberes y atribuciones del Directorio:

  1. Dirigir a la Fundación y velar porque se cumpla su objeto,
  2. Administrar los bienes de la Fundación e invertir sus recursos,
  3. Delegar sólo las atribuciones necesarias para ejecutar las medidas económicas que acuerden y las que requiera la organización administrativa interna de la fundación,
  4. en el Presidente, en uno o más Directores, o en una persona ajena a la entidad,
  5. Aprobar y aplicar los Reglamentos necesarios para el adecuado funcionamiento de la Fundación,
  6. Nombrar las Comisiones Asesoras que estime convenientes, y
  7. Aprobar la admisión de los miembros Colaboradores de que trata el Título IV.

Artículo Décimo Cuarto: El Directorio como administrador de los bienes de la Fundación gozará de las más amplias atribuciones, entendiéndose que tiene todas las facultades que sean necesarias para el cumplimiento de sus finalidades, y sin que la enumeración sea taxativa, podrá: comprar, vender y permutar bienes raíces, bienes muebles y valores inmobiliarios, darlos y tomarlos en arrendamiento; constituir, otorgar, aceptar y posponer hipotecas, prendas, garantías y prohibiciones; otorgar cancelaciones y recibos: percibir; celebrar contratos de trabajo, fijar sus condiciones y ponerles término; celebrar contratos de cuentas corrientes y mutuo y de cuentas corrientes bancarias y mercantiles; abrir y cerrar cuentas corrientes, de depósito, de ahorro y de crédito y girar sobre ellas; retirar talonarios y aprobar saldos; endosar, cancelar, protestar cheques y reconocer saldos; contratar, alzar y posponer prendas; girar, aceptar, avalar, descontar, prorrogar y protestar letras de cambio, libranzas y pagarés y cualquiera otro documento bancario o mercantil; conferir mandatos especiales para asuntos determinados y revocarlos; contratar seguros; pagar las primas, aprobar liquidaciones de los siniestros y percibir el valor de la pólizas; firmar, endosar y cancelar pólizas; delegar en el Presidente, en uno o más Directores, o en una persona ajena a la Institución, sólo las atribuciones necesarias para ejecutar las medidas económicas que se acuerden y las que requiera la organización administrativa interna de fa institución; estipular en cada contrato que celebre, precio, plazo y condiciones que juzgue conveniente; anular, rescindir, resolver, revocar y terminar dichos contratos; poner término a los contratos vigentes por resolución desahucio o cualquiera otra forma; contratar créditos con fines sociales; presentar y firmar registros de importación y exportación, donar y aceptar donaciones, legados y herencias con beneficio de inventario, concurrir a la constitución y fundación de Asociaciones o Fundaciones sin fines de lucro o asociarse a las ya existentes, y en general, ejecutar todos aquellos actos que tiendan a la buena administración de la Fundación.

Artículo Décimo Quinto: El Presidente del Directorio lo será también de la Fundación, la representará judicial y extrajudicialmente y tendrá las demás atribuciones que le señalan los estatutos. El Presidente no requerirá de la asistencia o actuación conjunta de otra persona para ejercer la representación de la Fundación salvo cuando deba girar, aceptar, endosar y cancelar cheques, letras de cambio o libranzas, vales y pagarés, órdenes de crédito y demás documentos comerciales o cuando deba otorgar recibos de dinero, casos éstos en que será necesaria, además de su firma, la de otro cualquiera de los directores.

Artículo Décimo Sexto: Serán deberes y atribuciones del Presidente:

  1. Representar judicial y extrajudicialmente a la fundación,
  2. Convocar y presidir las reuniones de Directorio,
  3. Ejecutar los acuerdos del Directorio,
  4. Presentar al Directorio el Presupuesto Anual de la Fundación y el Balance General de sus operaciones y
  5. Velar por el fiel cumplimiento de los estatutos.

Artículo Décimo Séptimo: El Vicepresidente debe colaborar permanentemente con el Presidente en todas las materias que a éste le son propias, correspondiéndole el control de la constitución y funcionamiento de las comisiones de trabajo. En caso de enfermedad, permiso, ausencia o imposibilidad transitoria, el Presidente será subrogado por el Vicepresidente, el que tendrá en tal caso todas las atribuciones que corresponden a aquél. En caso de fallecimiento, renuncia o imposibilidad definitiva del Presidente, el Vicepresidente ejercerá sus funciones hasta la terminación del respectivo período.

Artículo Décimo Octavo: El Secretario tendrá a su cargo la redacción de las actas de las sesiones de Directorio, el despacho de las citaciones a reunión, el otorgamiento de copias de las actas y firmar la correspondencia y documentación de la Fundación, con excepción de la que corresponda exclusivamente al Presidente. Tendrá el carácter de Ministro de Fe respecto de la documentación a su cargo. En caso de ausencia o impedimento temporal, será reemplazado por el Director que designe el Directorio.

Artículo Décimo Noveno: El Tesorero será responsable de la contabilidad de la Fundación y del control de sus inventarios. En caso de ausencia o impedimento temporal, será reemplazado por el Director que designe el Directorio.

TITULO IV: De los Miembros Colaboradores

Artículo Vigésimo: El Directorio de la Fundación podrá admitir como Miembros Colaboradores a las personas naturales o jurídicas, públicas o privadas, nacionales o extranjeras que así lo soliciten y se comprometan a colaborar gratuitamente en el desarrollo de los fines de la Fundación dándole asistencia técnica, profesional o económica. La condición de Miembro Colaborador no creará vínculo jurídico alguno entre éste y la Fundación.

Artículo Vigésimo Primero: El Fundador y el Directorio, no obstante, podrán consultar el parecer de uno o más Miembros Colaboradores sobre aspectos relacionados con el objeto de la Fundación e invitarlos, con derecho a voz, a las reuniones de Directorio, y éstos a su vez, podrán hacer proposiciones y sugerir proyectos orientados al desarrollo de la institución. Cuando el número de Miembros Colaboradores exceda de diez, éstos formarán una Comisión que deberá reunirse por lo menos una vez al año y a la que el Directorio podrá remitir sólo a título informativo la Memoria y Balance Anual de la Fundación.

TITULO V: Ausencia del Fundador

Artículo Vigésimo Segundo: El Fundador conservará, mientras viva, su calidad de tal y la plenitud de las atribuciones que estos estatutos le confieren.

Artículo Vigésimo Tercero: En caso de fallecimiento, renuncia o de imposibilidad física absoluta del Fundador, sus facultades y sus funciones se radicarán en el último Directorio vigente de la Fundación.-

TITULO VI: De la Reforma de los Estatutos y de la Disolución de la Fundación

Artículo Vigésimo Cuarto: La Fundación podrá modificar sus estatutos sólo por acuerdo del Directorio, adoptado por los dos tercios, a lo menos, de sus miembros, en una sesión extraordinaria citada especialmente para este efecto.-

Los estatutos de la Fundación sólo podrán modificarse, previo informe favorable del Ministerio de Justicia, siempre que la modificación resulte conveniente al interés fundacional.

Artículo Vigésimo Quinto: La Fundación podrá acordar su disolución sólo con el voto conforme de los dos tercios, a lo menos, de los miembros del Directorio, en una sesión extraordinaria citada especialmente para este efecto.-

En caso de disolución voluntaria o forzada de la Fundación, sus bienes pasarán a la entidad con personalidad jurídica vigente, que no persigue fines de lucro denominada “XXXXXXXXXXXX XXXXXXXXXXX XXXXXXXXXX”